Evitar las estafas a través de nuestras evaluaciones

Arándanos para adelgazar

píxel transapente
Arándanos rojos

Cada vez más de moda estos días, el arándano rojo es un pequeño fruto rojo conocido por sus propiedades antioxidantes y sus numerosos beneficios para la salud. Durante años, esta fruta se ha consumido a diario, sobre todo en Canadá y Estados Unidos. Pero hace unos años llegó a Europa, y desde entonces la industria se ha desbordado con zumos y suplementos a base de este pequeño fruto rojo.

Averigüemos en qué nos beneficia esta fruta de sabor ácido, cómo se puede utilizar a la hora de hacer dieta y, sobre todo, si tiene efectos adelgazantes reales en nuestro organismo.

Ficha técnica

Arándanos para adelgazar

Nombre común: arándano rojo, atoca o arándano de los pantanos. Más conocido por su nombre inglés: Cranberry.

Nombre científico: Vaccinium macrocarpon, Oxycoccus macrocarpus.

Familia: Ericaceae

Pariente del arándano, el cranberry se distingue por ser rastrero, crecer en suelos ácidos y ser blanco antes de volverse rojo. Puede recolectarse en este momento para producir un zumo incoloro tan rico en antioxidantes como el de los arándanos maduros, pero menos ácido.

Orígenes

Los arándanos rojos fueron utilizados por primera vez por los amerindios. Bajo el nombre de Atoka, se utilizaban en la cocina y se añadían a muchos platos, incluidos los de carne y verduras. En cuanto a su uso terapéutico, se utilizaba principalmente para combatir las infecciones, ya fueran externas, donde se utilizaba en forma de polvo, o internas, donde se bebía en infusión para combatir las infecciones urinarias.

Beneficios del arándano rojo

Para combatir las infecciones urinarias

Consumidos en forma de comprimidos, cápsulas o zumos, los arándanos rojos se consideran especialmente eficaces para prevenir e incluso tratar las infecciones urinarias, sobre todo en las mujeres. Recientemente se ha demostrado que las propiedades de los arándanos rojos se deben a sus componentes, que impiden que las bacterias se adhieran a las paredes de las vías urinarias y, por tanto, se eliminan más rápidamente.

De hecho, un estudio publicado en The Journal Of the American Medical Association demostró la eficacia del zumo de arándanos para reducir los efectos de las infecciones urinarias en un grupo de 153 mujeres con una edad media de 78 años.

Contra los trastornos gastrointestinales

Estudios recientes han demostrado que los arándanos rojos aumentan el número de bacterias intestinales buenas, al tiempo que previenen las infecciones causadas por la bacteria Helicobecter pylon, causante de diversos problemas estomacales como úlceras, úlceras duodenales y gastritis crónica, gracias a su alto contenido en polifenoles protectores.

Para prevenir las enfermedades cardiovasculares

In vitro in vitro demuestra que los flavonoides extraídos de los arándanos rojos previenen el aumento del colesterol malo, por ejemplo tomando un vaso de zumo de arándanos rojos cada día.

Es más, beber zumo de arándanos aumenta los niveles de colesterol bueno y reduce significativamente la presión arterial.

Esto reduce a largo plazo el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas y cardiovasculares.

recolección de arándanos rojos

Contra el cáncer

In vitro in vitro muestran que los extractos y compuestos del arándano rojo pueden ralentizar el crecimiento de muchas células cancerosas. Entre ellas, el cáncer de próstata, inhibido por las proantocianidinas de los arándanos, y los tumores de colon y recto, cuyo crecimiento se ve frenado por los butiratos presentes en la fibra alimentaria, de la que son ricos los arándanos.

También puede ayudar a prevenir el cáncer de mama y de pulmón.

Descubra los beneficios de los arándanos contra el cáncer en este artículo de bulletin.com.

Para proteger las neuronas

Los antioxidantes de los arándanos rojos neutralizan los radicales libres nocivos que dañan el ADN y pueden causar inflamación del cerebro. De este modo, los arándanos podrían frenar la pérdida de comunicación entre las células cerebrales.

También podría ayudar a prevenir ciertas deficiencias relacionadas con la edad que pueden conducir a la enfermedad de Alzheimer.

Comer frutas como los arándanos rojos y los arándanos rojos podría, por tanto, tener un efecto protector sobre el cerebro y prevenir el riesgo de Alzheimer.

Ayuda a controlar los niveles de azúcar en sangre

Los arándanos rojos pueden ayudar a las personas con diabetes de tipo 2 a regular sus niveles de azúcar en sangre y mantener un nivel equilibrado de glucosa.

Sin embargo, es importante consumir arándanos frescos (los arándanos secos son aceptables, pero tienen un índice glucémico más alto que los frescos) o zumos caseros sin azúcar, y evitar los zumos y bebidas industriales a base de arándanos, que suelen estar llenos de azúcar.

Para unos dientes y una piel sanos

El consumo regular de arándanos rojos contribuye a reducir la placa, proteger las encías y prevenir las caries, gracias a su acidez y a su alto contenido en polifenoles, que ayudan a limpiar tanto el organismo como los dientes.

Ricos en colágeno, los arándanos rojos también ayudan a proteger la piel del envejecimiento. Pero también de la inflamación causada por los radicales libres, gracias a su alto contenido en antioxidantes.

Las propiedades adelgazantes de los arándanos rojos

Los arándanos rojos son una fruta baja en calorías: por cada 100 g de arándanos rojos frescos, o un vaso de zumo puro sin azúcares añadidos, hay 10 g de hidratos de carbono y sólo 46 Kcal.

Sin embargo, hay que evitar los arándanos deshidratados, sobre todo los secados industrialmente, ya que su valor calórico aumenta y puede alcanzar hasta 250-300 Kcal por 100 g.

Por lo tanto, es importante recordar que debe evitarse el consumo excesivo de arándanos rojos (especialmente secos) durante la pérdida de peso, ya que provocará el efecto contrario al deseado.

Arándanos para adelgazar

Desde otro punto de vista, los arándanos rojos son un potente antioxidante, rico en proantocianidinas. En vitaminas, ya que una ración de 100 g de arándano rojo aporta alrededor del 22% de la ingesta diaria recomendada de vitamina C. Y en fibra, ya que una ración de 100 g de arándanos rojos aporta alrededor del 18% de la ingesta diaria recomendada.

Por tanto, desintoxica el organismo y le aporta toda la energía que necesita para funcionar correctamente.

Por su acidez, también tiene un efecto supresor del apetito, por lo que no te entrarán ganas de comer y evitarás picoteos innecesarios.

Así pues, los arándanos rojos pueden considerarse un aliado eficaz para perder peso, siempre que no se abuse de ellos y se prefiera un producto natural sin azúcares añadidos a los zumos y salsas industriales, llenos de aditivos y azúcares y a menudo carentes de valor nutritivo.

La mejor forma de consumir arándanos rojos es triturar la fruta y mezclarla con té o agua sin azúcar para obtener una bebida sana, sabrosa y buena para el organismo.

¿Cómo se preparan los arándanos rojos?

Compra

Como ya hemos dicho, lo mejor es comprar arándanos rojos frescos, a ser posible de cultivo ecológico. Puedes encontrarlos en tiendas especializadas, herbolarios u online.

También puedes comprar arándanos rojos deshidratados en bolsitas, o en zumo (pero asegúrate de leer antes los ingredientes y comprueba que el zumo sea natural y contenga poco o nada de azúcar).

Almacenamiento

Zumo natural de arándanos rojos
Nevera

Buenas noticias: los arándanos rojos pueden conservarse en el frigorífico durante semanas, o incluso meses, si se guardan adecuadamente. Sólo tienes que guardarlos en latas herméticas.

Congelador

Lo mejor es colocar los arándanos en una bandeja para congelarlos por primera vez. Después, mételos en una bolsa y vuelve a meterlos en el congelador.

Utilizar

  • Puede añadir arándanos rojos a macedonias, acompañados de manzanas, peras o plátanos, remojados en zumo de naranja sin azúcar o naranjas naturales.
  • Los arándanos rojos son perfectos en zumo, así que tómate un vaso cada mañana para recargar las pilas.
  • También pueden triturarse y añadirse a un té natural o a una tisana para obtener un sabor ácido y afrutado.
  • Como salsa, los arándanos se pueden cocer a fuego lento en mantequilla baja en grasa, sin añadir azúcar.

Contraindicaciones

  • No se recomiendan los arándanos rojos si se toman anticoagulantes.

La Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios ha destacado la posibilidad de interacción entre los arándanos rojos y la warfarina (un anticoagulante), que podría aumentar el efecto del medicamento y provocar hemorragias. Sin embargo, este estudio ya ha sido refutado, pero es aconsejable mantenerse alerta y consultar a un especialista si realmente se desea consumir arándanos rojos.

  • En el caso de los diabéticos, es mejor evitar todos los productos industriales a base de arándanos rojos, como zumos y salsas, que suelen ser muy dulces, y recomendar los arándanos rojos frescos, que tienen un índice glucémico más bajo que los secos.

En este caso concreto, se aconseja tomar suplementos a base de arándanos rojos.

  • Si está embarazada o en período de lactancia, siempre es aconsejable consultar a un especialista antes de iniciar un tratamiento o tomar un suplemento.
  • Si se es alérgico al arándano rojo o al arándano rojo, es aconsejable permanecer atento al consumo de arándano rojo y consultar a un especialista si aparece algún síntoma de alergia.

Última actualización el 20 enero 2024.